Tarta con grosellas rojas.

Cuando yo era pequeña, recogíamos muchísimas grosellas, rojas y negras, al final del verano. Luego en unos barreños de cobre se cubrían de azúcar para que soltaran el zumo. Después se cocían a fuego muuuuy lento y olía por toda la casa. Se embotaba así, en forma de mermelada, pero también simplemente triturados con azúcar. Este último nos daban en invierno cuando estábamos resfriados. En la memoria está gravada perfectamente la conexión grosellas=resfriado. :)Y no es en vano. Las grosellas son perfectos guerreros antisépticos y antibióticos. Levantan el muro de resistencia ante las infecciones y le dan caña a la circulación sanguínea para que se espabile y circule mejor. ¡Justo lo que necesita nuestro cuerpo adormilado por el frío invernal! Mi abuela sabía lo que hacía. 😉

Las grosellas son ácidas. No lo vamos a negar. Por ende, es algo difícil que los niños lo coman en crudo. Aunque de pequeños nosotros comíamos la grosella negra sin problemas. La roja costaba más y los comíamos del arbusto solo ocasionalmente. Pero los niños modernos sólo están acostumbrados al sabor dulce únicamente. Y la pobre grosella no tiene ni la mínima oportunidad.

La mejor manera de incorporar las grosellas, por tanto, es en los batidos (deben consumirse al momento y endulzados con miel). También van de perlas en una compota de frutas. Y por supuesto en las galletas y tartas. Como una cajita ya se me estaba poniéndose mala, lo utilicé urgentemente en una tarta, ya que la compota ya llevaba hecha unos días ya. 😉

Tarta con grosellas rojas.

tarta20de20grosella244
Tarta de grosellas rojas.

Continue reading “Tarta con grosellas rojas.”

Anuncios

Huevas de pescado por descubrir.

Las huevas de pescado es un recuerdo sabrosísimo de mi infancia. Del mar nos llegaban pocos peces. Casi todos se pescaban en el río fuera del pueblo. El pescado se freía empanado en harina, del caviar, si lo tuviera, se hacían unas cotletas (un manjar) y las huevas se comían muchas veces cocidas, tal cual. Se aprovechaba todo.

huevas20de20pescado235
Huevas de pescado mi hijo come con pimientos de colores. Para adultos añadimos cebolla dulce. Se sala y se riega con buen aceite de oliva.

Continue reading “Huevas de pescado por descubrir.”

Tvorog casero.

Ya os he contado sobre las diferentes cositas lácteas muy populares entre todos los países ex-soviéticos. Todo esto se puede comprar en las tiendas de productos eslavos a buen precio. Pero como no todos tienen la posibilidad de llegar hasta una tienda de estas, les ofrezco una receta de tvorog casero (y por una petición de Charito).

Bueno, hay una variedad de recetas para su preparación. La más popular es a base de leche de vaca de primera que se deja durante 24 horas para que se ponga mala. Luego se trabaja sobre esta leche para separar el tvorog del suero. El problema es que aquí no es tan fácil obtener la leche fresca fresca (recién ordeñada) de vaca, aunque se puede probar con leches frescas de las cámaras frigoríficas, pero no todas dan el resultado deseado. En nuestros países es posible ir al mercado y comprar leche fresca, hervirla en casa y tomarla de manera más natural posible.

También hay una versión de preparación con la base de kefir. Pero este manjar blanco cuesta bastante caro y se precisa mucha cantidad.

Charito, si usted prepara mucho kefir en casa, puede decantarse por esta receta. Es incluso más fácil de la que propongo yo. Se pone una botella de plástico con kefir al congelador y se deja para toda la noche. Al día siguiente se saca, se corta la botella, se deja el kefir congelado sobre una estameña y se espera que naturalmente el suero se descongele y se vaya y se quede sólo el tvorog dentro.

Yo, rebuscando el internet en su día, por supuesto, me guié por la receta más fácil que pude encontrar. 😉

Tvorog casero express.

tvorog20casero517
Tvorog casero.

Continue reading “Tvorog casero.”

Aprovechar mucha pasta o macarrones.

Nadie es perfecto. Y por esa razón a todos se nos va la mano cociendo pasta. Al final sobra. Se apelmaza. Y nadie quiere esta tierna bolita de harina cocida. Pero les recuerdo un truco de sobra conocido – freírla al día siguiente y servir como si fuera recién inventado.

Es un plato que va en plan “de paso me limpio el frigorífico”. Le puedes poner lo que tú quieras que está rondando por el frigorífico sin uso. Eso si, siempre hay que freír la pasta con la mantequilla. Nunca con aceite vegetal. La mantequilla le da un sabor nuevo y la costrita rica. De pequeños nos encantaban más estas sobras del día siguiente que la pasta fresca. ;

Pasta frita. 

pasta20frita361_1
Pasta frita.
pasta20frita498_1
Pasta frita.
pasta20frita499_1
Pasta frita.

Nueces confitadas.

Os traigo una cosa nueva y quizá nunca vista – nueces jóvenes confitadas. Sí, las nueces se comen tanto muy jovencitos, cuando todavía no han llegado a endurecer la cáscara, y una vez madurados y endurecidos.

nueces20en20sirope461
Nueces.

Cuando yo era pequeña la temporada de las nueces empezaba en septiembre, justo cuando las nueces ya se han formado, se han cubierto de la piel, pero todavía están blanditas y blancas. Por eso los llamamos “nueces de leche”. Están tiernas y jugosas. Cogíamos las nueces todavía con su cáscara verde dura, las rompíamos a martillazos o pisando con el pie y sacábamos las “nueces de leche”. Eso sí, el lunes todo el mundo aparecía en el cole con las manos negras, porque la cáscara verde mancha muchísimo.

nueces20en20sirope462
Nueces.

Pues, con las nueces aún inmaduras también hacemos un dulce, los confitamos. Esto se hace por el mes de junio (en las latitudes ucranianas), cuando la cáscara interior ya se ha formado, pero todavía no se ha endurecida. ¡Están para chuparse los dedos y meter la cabeza dentro del tarro!

Además de estar ricas, las nueces así contienen gran cantidad de yodo y de vitamina C. Lo que en los inviernos largos y duros de Ucrania, se agradece.

Nueces jóvenes confitadas.

nueces20en20sirope651
Nueces confitadas.

Continue reading “Nueces confitadas.”