Polo de albaricoques con camomila.

Otra vez estamos con los polos. Pero ahora hay tanta fruta que al final no logramos consumir todo de temporada y buscamos soluciones. Muy refrescante y bueno para todo el mundo 😉

Polo de albaricoques con camomila.

p1880698
Polo de albaricoques con camomila.

Continue reading “Polo de albaricoques con camomila.”

Anuncios

Polo de plátano con cacao.

Viendo el anuncio de los polos congelados de Minions, mi hijo quería probar. Cómo les engañan a los pequeños con esta publicidad…madre mía… Pues hay soluciones muy sanas, baratas (que es también es importante) y muy rápidas a las inventivas publicitarias – un polo de cacao. Para la hora de la cena ya teníamos nuestros polos para tomarlos de postre. 😉

Polo de plátano con cacao.

p1880782
Polo de plátano con cacao.

Continue reading “Polo de plátano con cacao.”

Polo de nectarinas con miel.

Estos polos son tan fáciles que los prepara mi hijo de 4 años. Hasta este punto. Así que si los padres pueden presentar unas cuantas excusas para no prepararlos este verano, dejadlo a vuestros hijos. Disfrutarán preparándolos y luego lamiéndolos durante las calurosas tardes del verano. 😉

Polo de nectarinas con miel de limón y yogur.

p1880754
Polo de nectarinas con miel.

Continue reading “Polo de nectarinas con miel.”

Cocinar con los niños – Un helado muy fácil.

cocina20con20nintildeos20-20un20helado20muy20faacutecil
Cocina con niños. Es fácil.

¿Vuestros hijos participan en la cocina? Muchas veces se nos escapa: “apártate, niño, que no quiero estar aquí dos horas friendo las papas”. El niño se va. Pero con la cocina nos pasa lo mismo que con los coches (un paralelismo muy evidente para mí). Antiguamente los hombres metían más la mano debajo del capot de sus coches y algunas cosillas podían arreglar ellos mismos. Hoy en día es un mundo desconocido que solo un mecánico puede descifrar (y con tantos ordenadores a bordo, más aún). Poquito a poco nos hemos estado apartando de los coches y este mundo está fuera de nuestro control. Si un mecánico me dice que hay un manguito, le creo, porque no tengo ni idea. Pues, si no dejamos que nuestros hijos aprendan de la cocina, les apartamos del proceso y de este mundo, no esperemos que disfruten, realmente DISFRUTEN, del momento de comer y de todo lo que conlleva este momento, culturalmente y nutricionalmente hablando.

Si vuestro hijo nunca ha estado cocinando con vosotros, se puede empezar por cosas sencillas. Por ejemplo, por un helado. Otro día hicimos por primera vez con mi hijo el proceso completo de un helado que lleva tiempo y luego hay que esperar hasta el día siguiente para que se haga en congelador. Es una buenísima posibilidad de trabajar su paciencia, que casi ningún niño tiene, 🙂 pero no es la mejor receta para principiantes. Aún así el helado no nos salió demasiado bien (porque yo quise probar leche de coco para cocinar en él y no resultó la mejor opción), pero, lo más importante, es que el niño lo comía tan a gusto diciendo que era el helado más rico del mundo. ¡Claro, lo había hecho él! 🙂 

helado20de20vainilla374
Helado de vainilla que hicimos de modo convencional.

Pero sí que existe la receta de helado últra rápido que podéis disfrutar al momento. Y la

 RECETA ESTÁ AQUÍ

En este caso el niño puede hacer él solito absolutamente todo el proceso. Y el resultado es inmediato: ¡emplatar y comer! 🙂

helado20platano20con20fresa510
Helado de plátano con fresas.
helado20platano20con20fresa511
Helado de plátano con fresas.
helado20platano20con20fresa513
Helado de plátano con fresas.

Mannik de calabaza.

Las cosas de la infancia… Durante mi infancia no existían las papillas de la farmacia. A nosotros nos daban las papillas de sémola de trigo. ¡Me encantaba! Todavía en el comedor escolar durante los primeros años nos daban esta papilla y recuerdo comer la mía y la del niño de al lado. 🙂 En la cocina eslava la sémola de trigo se utiliza muchísimo. Aquí hay una opción – una tarta extremadamente fácil. Además estas tartas tienen el nombre propio “mánnik” que viene de “manka” que es la sémola de trigo en ruso.

Algunos dicen que esta tarta empezó a cocinarse por el siglo XII-XIII, cuando la sémola de trigo apareció en las cocinas de las mujeres eslavas. Pero lo más probable es que nos llegara del Oriente, donde se usaba para preparar  los postres mucho antes.

La tarta de sémola de trigo con calabaza.

mannik20de20calabaza62
Tarta de sémola de trigo con calabaza.

Continue reading “Mannik de calabaza.”