Bollo-rollo de calabaza.

Como no, la calabaza y el otoño van unidos. Ahora está muy dulce e increíblemente aromáticф. Al corte salen unas gotitas tiernas de humedad y entiendes que esto sí que es una calabaza de verdad, es su estación y es su tiempo estrella para darnos todo su jugo y sabor. Entonces sabes que hagas lo que hagas, saldrá delicioso. 😉

Bollito de calabaza (para panificadora).

p1910803
Bollito de calabaza.

Continue reading “Bollo-rollo de calabaza.”

Anuncios

Colorantes artificiales en nuestra comida.

¡Qué tema tan apasionante! :)) Me gusta como la gente está de acuerdo contigo sobre tantos colorantes malos y luego con un gesto de bondad compran a sus hijos las gominolas multicolor y las galletas con un frosting chillón total. Justamente ayer atrajeron mi atención unas galletas monísimas con la cobertura en forma de calabaza y dedos de una bruja. En el reverso aparecía una línea entera de códigos de colorantes, pero debajo ponía una advertencia: Los colorantes artificiales son perjudiciales para los niños y afectan su sistema nervioso. ¡Por fin! Me encantó verlo. La honestidad me crea el respeto hacia la marca. No lo compraría, pero lo respeto. :)))

Los colorantes son PRESCINDIBLES. Y la comida no es un arco iris o la caca de unicornio, tiene su propio color natural y no necesita ningún añadido. Si enseñamos a los niños comer el verde fosforito, cuando crezca no reconocerá la comida de un verde normal o verde ligeramente oscuro que es más feo. Y de adulto tendrá que comer algo más que la “comida para niños”.

En repostería, sin embargo, los colorantes son un ingrediente que da mucho jugo a la preparación. Para esto existen colorantes naturales. Existen. Son fáciles y baratos de obtener. No hay posible excusa para comprar los derivados de petróleo.

Tarta verde de espinacas. 

bbabka20szpinakowa522
Tarta verde de espinacas.
bbabka20szpinakowa527
Tarta verde de espinacas.

Continue reading “Colorantes artificiales en nuestra comida.”

Salsa de tomates casera.

En general no me gusta recurrir a cosas en botes. Aunque algunos productos, como legumbres embotados, pueden ser socorridos alguna vez al año. Siempre es mejor que la gente consuma legumbre del bote que no consuma ninguna… Lo mismo pasa con la salsa de tomates. La mayoría de los supermercados no pasan el corte al contener cosas no deseadas entre sus ingredientes. Cierto que ya aparecen algunas en la sección de productos ecológicos que no incluyen más que lo necesario. Aún así, me sale más rentable hacerlo en casa.

Ahora es la época de fantásticos tomates para embotar que están inundando los pequeños mercados junto con los pimientos para asar. Sería una pena no aprovechar el producto de temporada y su buen precio. 😉

Al principio empleaba doble de tiempo en preparar las salsas con sabores diferentes, que una picante, otra con hierbas, otra barbacoa… En fin, entendí que no merecía la pena este esfuerzo. Mucho mejor es preparar una salsa “plana” y posteriormente usarla como base para lo que necesites.

¿Se tarda mucho en preparar esto? En absoluto. Básicamente es lavar, cortar (como mínimo por la mitad), sazonar, hervir, batir y remover 2 veces. Se acabó.  Resultado de imagen de icon thumb up

Salsa de tomate casera.

p1910887
Salsa de tomate casera.

Continue reading “Salsa de tomates casera.”

Pimientos navarros.

El otoño es una estación dedicada a la comida. Por lo menos en mi caso. Nunca quiero que se termine el verano y con bastante amargura miro hacía el otoño, sabiendo que pronto vendrán mocos, viruses, afonía y esas cosas divertidas de la vida. Para compensar este desánimo me vuelco en la comida. El otoño vuele a muchísimas cosas: especias fuertes, calabaza, tostada de setas con ajo, tarta de manzana, fantásticos membrillos, suculentos caquis, castañitas asadas, pimientos asados,…. Podría seguir y seguir. Esta vez voy a hablar de los pimientos del piquillo navarros.

Los pimientos del piquillo es una marca de estas tierras y pocos turistas abandonan Navarra sin un tarrito de pimientos asados, bueno, y espárragos también. Pero lo que está en el tarro, aun siendo “elaborado a mano”, no se puede ni comparar a lo que sale de asarlos en casa y preparalos tú misma. La cocina me vuele a pimiento asado un par de días después de hacerlo. Mi hijo de 5 años nunca dice que no a una tostada con pimientos asados de mamá. :))

En el mercado se puede comprar los pimientos asados con el gas, pero pierden muchísimo al no empaparse del olor de la madera de un fuego de verdad. Merece la pena las horas que gasto luego en pelarlos. Y si tu familia te agradece el esfuerzo con las enormes ganas de comer, ya está todo saldado. 😉

Pimientos de piquillo navarros.

pimientos20piquillo844
Pimientos del piquillo.

 

Yo no emboto los pimientos al natural. Nos gusta más macerarlos con hierbas para más gusto. Aquí indico la receta de mi macerado, pero le añado todo “al ojo”. Es un poco complicado de medirlo exactamente, puesto que cada año compro diferente cantidad de kilos. Pero la cocina no es una ciencia exacta, hay que probar y llevarse por la lógica de vez en cuando.

Continue reading “Pimientos navarros.”

Total crazy con que mi hijo coma verduras…

lo20estresante20de20la20alimentacioacuten20sana20o20coacutemo20comprar20sano20en20un20supermercado
Pero el definitivo definitivo… ))

Vale, al día mi hijo tiene que comer 400 gramos de verdura. ¿Como, por Dios y los santos, peso yo esto? Pero luego me acuerdo que hay que asegurar un porcentaje de hidratos, de proteínas y grasas y … esto ya se me desmadra. Supongo que es un punto que inquietaría a cualquier madre/padre que quiera empezar a tomar conciencia sobre su alimentación.

¿Cómo me aseguro que nuestra alimentación es sana y que recibimos todos las vitaminas y minerales necesarias? Además a diario… parece inalcanzable… pues, no lo es tanto.

Siempre partimos desde la base: nosotros no somos nutricionistas ni médicos y no tenemos ninguna educación alimentaria en los colegios. Cuando empiezas a indagar sobre ello, te abruma y te desquicia la cantidad inabarcable de información que además varía de una fuente a otra. ¿A quién creo?  O_o

Creo que el mejor consejo sería a ti misma. La verdad nunca está en los extremos, como “el estudio definitivo dice…” , “toma un penco de brócoli cada día y te verás enlucido”, ” tu dolor de cabeza viene del arsénico de arroz”... La lógica es lo primero.

Por ejemplo, es muy lógico que toda, absolutamente TODA, comida procesada no debe estar en nuestro carrito de la compra. El problema es que esta comida supone unos 70% (yo que sé el porcentaje, me lo invento, pero desde luego mucho) de todo lo que hay en el supermercado. Y siempre la gente viene con la pregunta ¿y qué como? Pues, aún te quedan muchas cosas, guapa. En el siglo pasado la apañaban con simples frutas, verduras, huevos, pescado y carne, ¿y de repente nos morimos de hambre sin embutidos loncheados, galletas hidrogenadas y bebidas burbujeantes? Así que separemos, nuestra adicción a lo procesado y colorido y nuestra necesidad de alimentación real. Admitímoslo, todos en voz alta, por favor. :))

Cuando has quitado de la lista toda esta porquería, pasas de hacer la compra con un carro grande a tirar del carrito de ruedines. No necesitas nada más. La mitad de la meta que parecía inalcanzable ya está conseguida. Ahora estás frente a los productos que te permiten llevar una alimentación saludable, tienes “la materia prima”, como lo llama Aitor Sánchez.

Este post finalmente no habla sobre cómo obligar al niño a comer las espinacas. Y eso porque el cambio en el plato de nuestros hijos EMPIEZA POR LOS PADRES. Exactamente esto es lo que cuesta más cambiar.

tus20hijos20comeraacuten20bien
No hay regla más fácil y milagrosa que ésta.