Pimientos navarros.

El otoño es una estación dedicada a la comida. Por lo menos en mi caso. Nunca quiero que se termine el verano y con bastante amargura miro hacía el otoño, sabiendo que pronto vendrán mocos, viruses, afonía y esas cosas divertidas de la vida. Para compensar este desánimo me vuelco en la comida. El otoño vuele a muchísimas cosas: especias fuertes, calabaza, tostada de setas con ajo, tarta de manzana, fantásticos membrillos, suculentos caquis, castañitas asadas, pimientos asados,…. Podría seguir y seguir. Esta vez voy a hablar de los pimientos del piquillo navarros.

Los pimientos del piquillo es una marca de estas tierras y pocos turistas abandonan Navarra sin un tarrito de pimientos asados, bueno, y espárragos también. Pero lo que está en el tarro, aun siendo “elaborado a mano”, no se puede ni comparar a lo que sale de asarlos en casa y preparalos tú misma. La cocina me vuele a pimiento asado un par de días después de hacerlo. Mi hijo de 5 años nunca dice que no a una tostada con pimientos asados de mamá. :))

En el mercado se puede comprar los pimientos asados con el gas, pero pierden muchísimo al no empaparse del olor de la madera de un fuego de verdad. Merece la pena las horas que gasto luego en pelarlos. Y si tu familia te agradece el esfuerzo con las enormes ganas de comer, ya está todo saldado. 😉

Pimientos de piquillo navarros.

pimientos20piquillo844
Pimientos del piquillo.

 

Yo no emboto los pimientos al natural. Nos gusta más macerarlos con hierbas para más gusto. Aquí indico la receta de mi macerado, pero le añado todo “al ojo”. Es un poco complicado de medirlo exactamente, puesto que cada año compro diferente cantidad de kilos. Pero la cocina no es una ciencia exacta, hay que probar y llevarse por la lógica de vez en cuando.

Continue reading “Pimientos navarros.”

Anuncios

Huevas de pescado por descubrir.

Las huevas de pescado es un recuerdo sabrosísimo de mi infancia. Del mar nos llegaban pocos peces. Casi todos se pescaban en el río fuera del pueblo. El pescado se freía empanado en harina, del caviar, si lo tuviera, se hacían unas cotletas (un manjar) y las huevas se comían muchas veces cocidas, tal cual. Se aprovechaba todo.

huevas20de20pescado235
Huevas de pescado mi hijo come con pimientos de colores. Para adultos añadimos cebolla dulce. Se sala y se riega con buen aceite de oliva.

Continue reading “Huevas de pescado por descubrir.”

Berenjenas con pimientos.

En los antiguos países soviéticos nos gusta embotar. Aunque en realidad no siempre nos gusta embotar, pero HAY QUE EMBOTAR. 🙂 Durante todos los meses de verano las mujeres como hormigas están recolectando, esterilizando y haciendo fuerza para cerrar bien el bote. Se cultiva hasta el último trocito de tierra para que hubiera de qué embotar. La mayoría teníamos unos trocitos de tierra con casitas, las dachas, lo que pervivió del régimen comunista. Y durante los fines de semana en verano comienza el éxodo masivo de la ciudad al pueblo y embotamos, embotamos, embotamos. 

1283976659_ussr0096
Un cartel soviético que anima a cultivar verduras.
zakatki2
La herramienta para embotar.
dachi1
Dachas.

Era lo normal. Entonces la verdura y fruta tenía temporadas. No como hoy. Durante los crudos inviernos estos botes con compotas de cereza o con el zumo de tomate te sabían a gloria. Hoy en día en nuestros países puedes comprar todo durante todo el año. Pero seguimos embotando. Algunos lo hacen porque se sigue recogiendo la cosecha de las dachas, así no hay que comprar toda esta verdura y fruta en el mercado. Otros porque las recetas de toda la vida son tan ricas que los sustitutos de las tiendas ni se les acercan. Y bastante gente lo hace por la necesidad, porque no pueden permitirse comprar la cara fruta y verdura durante el resto del año.

zalatki
Típica sección de las cosas embotadas.

Berenjenas con pimientos. 

Está tan bueno que mi hijo de 4 años lo come con ilusión. 😉

berenjena20pimientos268
Berenjena con pimientos.

Continue reading “Berenjenas con pimientos.”

Schi o Sopa rusa con col.

El tópico más famoso sobre Ucrania es que allá hace mucho frío. ¡Y es cierto! La palabra “mucho” se queda corta. Pero no nos quedamos tristes por ello, sino que nos abrigamos mucho y tomamos mucha sopa caliente. Mi abuela siempre decía que primero hay que calentar el estómago y después se puede pasar a comer. Y se calienta la tripita justamente con una sopa. Hoy el cielo nos promete el sol, pero las mañanas todavía se despiertan con un gélido aliento, así que a calentar las manitas y las tripitas 😉

Sopa Schi.

sopa20shi623
Schi o Sopa rusa de col.

Continue reading “Schi o Sopa rusa con col.”

Champiñones marinados.

Ya hace tiempo que empezó la temporada de marinar todas las posibles verduritas. Ya apetece. Así que nos ponemos las manos y ¡a disfrutar!

Champiñones marinados.

Champiñones marinados.

Continue reading “Champiñones marinados.”