Tanto se habla de las etiquetas…

De verdad es que las discusiones, hasta tirarse de los pelos por lo bueno o malo de los ingredientes que se consume diariamente, sólo se pueden compararse con los debates políticos en este país de glorioso pasado. Tantos artículos de expertos “desarticulan” la verdad sobre qué significan cada una de las palabras en las etiquetas, que después de leer unos cuantos “revelaciones” la conciencia se tranquiliza, ya que los señores dicen “es sólo una vitamina”, “no es otra cosa que”… Podemos seguir comiendo mis galletas favoritas. 

Somos muy influenciables. Lo que me resulta sorprendente es que en el momento histórico cuando más información tenemos a nuestro alcance para poder leer, sacar conclusiones, decidir, seguir el desarrollo de las investigaciones, etc., es cuando menos de esta pequeña lista de acciones realizamos. Salió la noticia, me preocupo, pero luego sale la contra-noticia y me tranquilizo. Nadie va y busca quién es el experto que figura en el papel o cómo se hizo el estudio aludido o, mejor aún, quién ha pagado este estudio. En fin, tenemos esta información a nuestro alcance, como nunca ha sido hasta ahora, pero no sabemos usarla a nuestro favor. 

Yo soy la mamá anti-azúcar. La vida sin chuches, golosinas y un largo y dulce etcétera existe. 

azucar20en20nuestra20comida
Un pequeño infográfico de elaboración propia.