Enseñar las Navidades a los hijos.

Me gusta “enseñar” las cosas a mi hijo. Me siento como un hada que abre una puerta mágica, llena de cosas increíbles por descubrir. Yo sólo abro esta puerta y ayudo a creer en que la mágia existe. Dejo que el niño lo explore y fantasee solo. Le surgen cosas graciosas y absolutamente tiernas. Reflexiona medio serio sobre ellas. Y no le niego nada de lo que inventa. ¿Cómo le voy a negar algo que nadie a podido demostrar que no existe? Es muy probable que exista de verdad y esa ilusión es lo que quiero que lleve en el corazón.

P1920272
El árbol de galletas que fabricamos una tarde de diciembre.

Las Navidades están cosidas y bordadas de estos momentos y puertitas mágicas, de las personitas y personas con barbucas y sin ellas. El espíritu quiero regalar y enseñar a mi hijo. Las Navidades no son las cajas de regalos.

Son montones de galletas que hicimos juntos, son adornos que rescatamos del trastero, son sopas calientes que disfrutamos al mediodía, son juegos que hacemos mientras hace malo fuera, son muchas conversaciones que mantenemos sobre el método que utilizan los Reyes Magos para entrar a las casas, son las noches y las mañanas de nerviosismo por si han podido venir los Reyes y el Papá Noel.

El regalo sí que hace ilusión, pero esta emoción, ilusión, sobresalto previo es lo que más me conmueve. Son tan puros e ingenuos. ¿Quién querrá quitar a los niños esta ilusión y creencia en el mundo mágico?

P1920270
El árbol de galletas.

De verdad es que este diciembre hicimos muchas galletas.:)) Una pena que no tuve tiempo ni documentarlo ni prepararlo debidamente para compartir. Pero fueron tardes fantásticas después del colegio. A todos los padres os aconsejo el “momento galleta”. :)) Repartiendo el amor y la mágia, empezamos la andada de este nuevo año.

P1920274
El árbol de galletas.

 

Los dulces caseros.

iquestcuaacutentos20dulces20deberiacutea20comer20mi20hijo20a20la20seman
Tarta de fresa.

Creo que nuestros hijos están sobre endulzados. Ahora los bollitos, des croissants, las magdalenas no faltan cada semana en nuestras mesas. Recuerdo que de pequeña se preparaban tartas o cosas dulces al horno para los cumpleaños, fiestas, alguna vez durante el verano para aprovechar el exceso de frutas en el huerto…. Todo depende de cómo lo vemos. ¿Necesitamos toda esta cantidad de mantequilla hidrogenada porque no sabemos qué otra cosa servir de postre? ¿Los comemos porque no se nos ocurre otra cosa para merendar? ¿El desayuno es tan aburrido que no ves más allá de un cruasán?

Creo que también se pierde ese momento, que se guarda en la memoria, cuando la abuela por sorpresa hacía una tarta de cerezas y lo disfrutabas tanto tanto tanto. Esperabas un cumpleaños para comerte dos trozos de tarta. En la mesa de cumpleaños no había cincuenta colores de azúcar, sino solo un dulce, la tarta. A veces volvías del colegio y resulta que papá había cocinado una tarta improvisada y te alegraba mogollón el día.

tarta20de20fresa236
Tarta de fresa de lo más sencillo.

Dejémoslo claro, todos estos dulces son prescindibles. Es bastante complicado que sean una fuente de vitaminas o minerales. Es posible, pero lleva mucho trabajo de buscar modos de preparación y recetas adecuadas, valorar el aporte vitamínico. Para eso, le pongo una naranja de postre. Un dulce es un añadido. Pero que se ha convertido casi en una obligación. De lo obligatorio sería una ensalada y no una galleta.

Por muy sencilla que sea, merece mucho la pena preparar alguna vez una tarta, un bizcochito espontáneo. Pero yo creo que debe ser esto, un añadido que crea ilusión en el niño alrededor de la comida. Bueno, todo es la cuestión de cómo cada uno lo ve…………..

tarta20de20fresa246
Tarta sencilla de fresa, plátano en sustitución de huevos y kéfir.