Berenjenas con pimientos.

En los antiguos países soviéticos nos gusta embotar. Aunque en realidad no siempre nos gusta embotar, pero HAY QUE EMBOTAR. 🙂 Durante todos los meses de verano las mujeres como hormigas están recolectando, esterilizando y haciendo fuerza para cerrar bien el bote. Se cultiva hasta el último trocito de tierra para que hubiera de qué embotar. La mayoría teníamos unos trocitos de tierra con casitas, las dachas, lo que pervivió del régimen comunista. Y durante los fines de semana en verano comienza el éxodo masivo de la ciudad al pueblo y embotamos, embotamos, embotamos. 

1283976659_ussr0096
Un cartel soviético que anima a cultivar verduras.
zakatki2
La herramienta para embotar.
dachi1
Dachas.

Era lo normal. Entonces la verdura y fruta tenía temporadas. No como hoy. Durante los crudos inviernos estos botes con compotas de cereza o con el zumo de tomate te sabían a gloria. Hoy en día en nuestros países puedes comprar todo durante todo el año. Pero seguimos embotando. Algunos lo hacen porque se sigue recogiendo la cosecha de las dachas, así no hay que comprar toda esta verdura y fruta en el mercado. Otros porque las recetas de toda la vida son tan ricas que los sustitutos de las tiendas ni se les acercan. Y bastante gente lo hace por la necesidad, porque no pueden permitirse comprar la cara fruta y verdura durante el resto del año.

zalatki
Típica sección de las cosas embotadas.

Berenjenas con pimientos. 

Está tan bueno que mi hijo de 4 años lo come con ilusión. 😉

berenjena20pimientos268
Berenjena con pimientos.

Seguir leyendo “Berenjenas con pimientos.”

Anuncios